Posición de Colectivo Ilé ante Crisis Gubernamental

Colectivo Ilé,una organización dirigida por mujeres negras y antirracistas, dedicada al trabajo antirracista, decolonial y antiopresivo, exige la renuncia del gobernador Ricardo Roselló Nevárez. Ha mostrado tal nivel de insensibilidad, desprecio y odio a quienes justamente lo critican, a lxs empobrecidxs del país, a las mujeres en su lucha por la justicia y la equidad, a sus detractores políticos, a la comunidad LGBTTQIA, a las personas y comunidades negras por las que no ha hecho nada meritorio, y a otros de diversas identidades, que no es posible ni viable que siga ocupando la silla de mayor importancia y poder para el bienestar y el desarrollo de PR.

Es este un gobernador comprometido con personas e intereses contrarios al mejor bienestar del pueblo. Representa solo a unos pocos individuos a quienes ha aventajado por su clase, género, raza, orientación sexual, etc. Sugerencias de esto quedan en el pliego acusatorio del gran jurado federal que involucra a varios de sus amigxs y protegidxs en educación y salud, Julia Keleher, Ángela Ávila y Alberto Velázquez Piñol, acusadxs de conspiración para cometer fraude, robo, fraude electrónico, lavado de dinero y conspiración para lavado de dinero.Para todos los efectos, es un malhechor que ha desprestigiado su posición y ha traído vergüenza, indignación y coraje a este archipiélago en sus momentos más vulnerables: abatido por las malas administraciones pasadas, por haber sido desposeídxs de gobierno propio por los EE. UU., y por haber experimentado dos experiencias dolorosas de devastación por los huracanes Irma y María. Aprovechamos para objetar a la Junta de Control Fiscal como un ente colonial y abusivo que representa el interés de inversionistas que han capitalizado la miseria del pueblo. Demandamos que haya una auditoria a la deuda y un cese a las medidas de austeridad que ya estrangulan al pueblo de manera desproporcionada. Ricardo Roselló Nevárez, al igual que la junta no ha querido auditar la deuda y sospechamos que hay demasiados de sus amigos involucrados en lo que es una deuda ilegal. Ha colaborado con este ente colonial y ni siquiera ha asumido una postura de defensa ante los ataques racistas de Donald Trump.

El gobernador ha mostrado falta de carácter y moralidad al gobernar con una juntilla de hombres que poco añaden a subsanar sus deficiencias humanas, para todos los efectos estamos siendo gobernados por una pandilla de indecentes privilegiados que solo actúan por interés propio. La salud, la educación, la vivienda y el mejor bienestar de nuestra Isla ha sido comprometido por los intereses malsanos de su clase. Buscan convencernos de que somos pobres para capitalizar y agenciarse de nuestro legado natural y ancestral. Crean las condiciones administrativas y estructurales para robarnos este legado. En un acto claramente racial, promueven la idea de que somos inferiores e ingobernables, cuando, por el contrario, hemos demostrado claramente nuestra competencia para dirigir nuestros destinos. Esto se evidenció durante y después de Irma y María, donde se demostró el potencial que nuestra gente tiene de autogestión y fortaleza con la cual levantaron a las comunidades más afectadas. Esto confirmando la entereza de nuestro pueblo y nuestra gente para tomar riendas del futuro del país. Ni los políticos ni el gobierno representan la fibra y el potencial de nuestro país.

Exigimos que toda estrategia para reparar y reivindicar tome nota de la desconfianza que existe hacia los partidos que han contribuido a este descalabro y que han bajado los estándares de lo que es el servicio público. Este no es un problema que se resuelve eligiendo a una mujer como Secretaria de Estado si su lealtad es a la estructura de partidos y no a los sectores oprimidos. Es un problema que se resuelve retando la cultura sexista, racista y clasista que ha predominado desde nuestros orígenes y que privilegia a unos pocos a espaldas y expensas del pueblo. El pueblo ha sido empobrecido mientras ambos partidos han gobernado. Se requieren unos procesos transformativos y revolucionarios dentro y fuera de las estructuras gubernamentales para sanar las heridas profundas infligidas por los partidos y el maltrato permitido por quienes dicen amar este país.

Para empezar, el inmoral Ricardo Roselló Nevárez tiene que renunciar o ser residenciado. Todo su gabinete debe renunciar. Sus nombres serán recordados como traidores al pueblo. Todas las decisiones tomadas por este malhechor y sus secuaces tienen que revertirse, entre estas: la reducción de pensiones de nuestros viejxs, el trastoque de salarios y la estabilidad de nuestros maestrxs, el cierre de escuelas y la introducción de escuelas charters, la asignación de contratos a estos secuaces… Todo el dinero asignado a KOI Americas y a otras empresas que consiguieron sus contratos ilegítimamente aventajados por su relación con el gobernador debe ser devuelto. Queda una investigación de otros Chats donde el gobernador y sus amigos y secretarios participaron donde podrían revelarse otros actos ilegales. Exigimos que los involucrados paguen como cualquier otro hijo de vecino.

Exhortamos a nuestras comunidades, a nuestras constituyentes a que se unan a los actos públicos en repudio a la pandilla de corruptos e inmorales que ostentan posiciones que no se merecen. Juntémonos y seamos fiel al adagio: Cuando las telarañas se juntan, pueden atar a un león. Llegó el momento de atar.